lunes, 3 de junio de 2013

Gansadas Plenarias. Grabación de plenos. Pleno ordinario del 30 de mayo de 2013.



La alcaldesa y el secretario tienen a bien descender hasta nosotros los mortales y permitirnos grabar los plenos municipales. Pero especifican que quienes graben deben hacerse responsables de su contenido, respetar la integridad del texto, y no sacar de contexto los comentarios que pudieran hacerse.

Además, la alcaldesa declara que las grabaciones no tienen “visos de legalidad” para ser utilizada ante órganos públicos, dado que se levanta acta y ésta se envía a la Delegación de Gobierno y DGA.

Adorna su discurso diciendo que “cualquier hecho de distorsión, mofa, calumnia o mentira, que se hagan sobre estos actos públicos, serán objeto de seguimiento….. y bla, bla, bla….  

Por mi parte, como vecino, asistente y grabador de los plenos municipales, contestaré lo siguiente sobre el particular:

1.- Hasta donde yo sé, ni los socialistas (que también graban y publican los plenos), ni yo mismo, hemos modificado las grabaciones de los plenos. Es decir: que grabamos y publicamos. Así de sencillo.

Por otra parte, me permito hacerle notar a usted y su “equipo de gobierno” que en una grabación de audio no existe “texto” que se pueda alterar. El “texto” sólo existe en los escritos. No en los audios.

2.- Se puede consultar abundante jurisprudencia, de la que yo publiqué un par de sentencias cuando subí a Internet el pasado pleno que usted, Sra. alcaldesa, prohibió grabar, en las que el magistrado explica claramente que solo se debe prohibir grabar plenos en circunstancias muy especiales, tales como manifiesto riesgo de desorden público. De modo que si usted incurre nuevamente en la cacicada manifiesta de pretender prohibir grabaciones, con el único motivo de que no quede constancia real de sus comentarios, los del secretario, o los de cualquier otro concejal que pueda hablar sobre algún asunto incómodo para el equipo de gobierno, le adelanto que me encantará ver cómo piensa usted hacer efectiva esa prohibición.

3.- Para mí, así como para otra mucha gente de San Mateo, el hecho de que usted arguya que prohibió grabar aquél pleno por “mofas, calumnias, etc.”, no pasa de ser una mala excusa que no convence a nadie. Estoy convencido de que usted lo prohibió por otros motivos bien distintos, que dos meses después, resultaron ser completamente inútiles, tal y como pudimos escuchar los asistentes a este pasado pleno y los oyentes de la grabación posterior.

4.- Concretamente, la excusa de la “calumnia” dicha por usted es una patraña de muy fácil calificación. Hace un año, usted toleró calumnias públicas en otro pleno, en ausencia de los calumniados. Con capítulos así en su vida municipal y política, Sra. alcaldesa, aún no entiendo cómo es usted capaz de permitirse, sin embargo, hablar de la “calidad moral” de algunos concejales (como hizo usted en pleno extraordinario público) o de reprochar a algunas personas por “tener ciertas amistades”. Más le valdría a usted reflexionar más sobre sus amistades y sobre usted misma y su comportamiento como alcaldesa y presidenta de la Fundación San Mateo.

5.- Señora alcaldesa, debería reconocer usted que su comportamiento y político y municipal es digno de estudio. Y debería explicarnos algún día el por qué de ese temor que muestra hacia los socialistas en todos y cada uno de los plenos desde el principio de la legislatura.  Siendo que en las grabaciones de los plenos no se ha hecho ni “calumnia” ni “mofa”, como usted insinúa contrariamente, ¿piensa emprender algún de esos seguimientos que usted anuncia ante la mofa socialista de publicar una foto de usted con nariz de pinocho? Se lo pregunto porque aún no le he oído a usted referirse a dicha foto en ningún pleno.

Además, al finalizar un pleno extraordinario del pasado año, fue usted insultada por una exconcejal socialista. A gritos y en presencia de varios asistentes. ¿Ha hecho usted algo al respecto?

6.- A estas alturas, ya ni me mueve a la curiosidad el saber quién le ha aconsejado a usted que hable sobre los visos legales de las grabaciones plenarias. Tanto me da si eso es de su propia cosecha (por la redacción así lo parece), o si es sugerencia del secretario (que bien pudiera estar interesado en tratar de desprestigiar así las aportaciones de partes contrarias en presentes o futuros litigios), o si hasta pudiera ser consejo de su colaboradores y favorecidos políticos y comentaristas desaparecidos del foro, que ya los tiene usted a pares.

Pero que quiera convencernos a todos de que una grabación íntegra de un pleno tiene menos validez que un acta redactada en la que, ya sea por intención, por negligencia, o por incapacidad manifiesta, puedan faltar declaraciones importantes de los concejales participantes, me parece una enorme y hasta exagerada gansada.

Solo un ejemplo.

Si recordamos aquél pleno de principios de legislatura en que el Sr. Villagrasa sufrió uno de sus ya afamados calentones, y comenzó a despotricar contra una funcionaria con el fin de hacer un favor al secretario (favorecido también por la alcaldesa), podríamos acudir a las actas de dicho pleno y a la grabación. Y si lo hiciéramos, notaríamos que en el acta faltan partes importantes de las declaraciones de algunos concejales en dicho pleno.

¿Si se comparan ambas, acta y grabación, realmente tendría más validez ante un juez la primera sobre la segunda?

Después de todo lo escrito anteriormente, solo me queda reafirmarme en que ese primer episodio del pleno en el que habla usted de prohibiciones y de supuestas faltas y delitos me parece una soberbia gansada. La primera de las gansadas plenarias.

No hay comentarios: