miércoles, 7 de octubre de 2015

Según la juez hubo trato humillante y vejatorio e imputación de falsos delitos por parte del secretario municipal Ángel Pueyo Fustero. Heraldo y El Periódico.

Según recoge literalmente la sentencia emitida el 30 de septiembre de 2015 por el Juzgado Penal 6 de Zaragoza:

“Ciertamente la conducta del acusado debe
calificarse de humillante y vejatoria para la querellante”

Además, la misma sentencia recuerda (como en la sentencia del juicio de la funcionaria contra el exalcalde Villagrasa) que es rigurosamente falso que dicha funcionaria espiase para el concejal popular Edmundo Núñez. Acusación reiterada en el tiempo, durante los pasados 4 años, no solo por Ángel Pueyo y Jesús Villagrasa; también por los concejales socialistas que apoyaron con sus firmas semejante infamia y por ciertos funcionarios municipales siempre prestos al halago hacia quien los coloca.

El secretario municipal no será condenado porque el delito cometido ha prescrito, pero, moral y éticamente (para aquellos que conozcan tanto lo uno como u otro) la funcionaria ha obtenido el reconocimiento necesario. Reconocimiento que viene de las palabras de una juez que reconoce el delito en los hechos, aunque éstos hayan prescrito.

En definitiva, nos gobierna un equipo en el que el secretario municipal cometió, según la juez, trato vejatorio y humillante e imputó delitos falsamente a una funcionaria, y esto último fue apoyado con las firmas del actual alcalde socialista  y entonces concejal de la oposición, y otras dos concejales socialistas que ahora son las tenientes de alcalde.

En su momento, también diez trabajadores/as municipales negaron por escrito la realidad de los hechos que ahora se reconocen. Y algunos de ellos incluso se presentaron como testigos contra la funcionaria, a sugerencia del secretario.

Sin olvidar ni a Isidora Solanas, que siendo concejal de la oposición, hasta junio de 2011, manifestaba su apoyo a la funcionaria denunciante por la situación que estaba viviendo, y que al poco de ser alcaldesa llamó a casa de la funcionaria a pedir que se retirase la demanda contra el secretario; ni a su único concejal de equipo de gobierno, el condenado Jesús Sala, quien también ha estado acusando durante los dos últimos años, a la funcionaria demandante de los mismos falsos delitos. Curiosamente, este comportamiento del concejal comenzó a darse desde el momento en que él y el secretario municipal se hicieron entrañables amigos de tribunales..

¿Qué confianza podemos depositar los ciudadanos de San Mateo en este ayuntamiento y en buena parte de quienes lo conforman y lo gobiernan?

De la oposición silente y complaciente formada por el PP y PAR no podemos esperar nada; pero confío que CHA, única verdadera oposición, junto a los concejales decentes populares, durante la última legislatura, sí que espero alguna reacción que, aunque no sirva para nada dado quien gobierna, sí quede registrada para dejar testimonio de quienes no callamos ante los atropellos.

Heraldo de Aragón. 6 de octubre de 2015


El Periódico de Aragón. 6 de octubre de 2015